miércoles, 7 de enero de 2015

Mensaje 52

Los cambios pueden volverte tan loca, que hasta puedes llegar a parecer cuerda.
Y no hablo de los grandes cambios.
No hablo de esos cambios que llegan como un tornado. Que te preparan para el zarandeo que van a ocasionar en tu vida.
Que te elevan. O te apuñalan.
Pero de frente.

Hablo de los cambios pequeños. Insignificantes. Casi inidentificables.
Que no sabes dónde te van a llevar.
De esos que parecen inocuos. Que vienen a escondidas.
Traicioneros.

Y un día te despiertas. Consciente del hastío que provoca, el cauce lento de los acontecimientos vitales. Esperando una explosión que parece imposible.
Como en una sala de espera. Dónde la visión del reloj, parece la de una vela al fuego.
Suplicando.
Deseando que vuelvan aquellos grandes cambios.
Los que te ponen al borde del abismo.
Esos que te enfrentan contigo misma.
Hacen que sientas el pulso. Latiendo fuerte e incesante, a un lado de tu cuello.

¿Cómo puede alguien estar tan desequilibrada y aguantarse de pie?
Culpable por ser demasiado intrépida.
La temeraria que busca el riesgo. El reto.

Ese reto que te obliga a decidir. Ahora mismo.
A no posponer el momento de empezar a vivir.
Que te obliga a actuar ya.

Te encaras aunque intenten hundirte. Como una serpiente acorralada, que guarda su mejor truco para el acto final.
Y, sin decírlo. Secretamente lo sabes.
Adoras el límite.
Porque puede disipar cualquier duda: sigues viva.

Empieza la función, y frente a ti, te hablan.
Con prepotencia.
-Tienes mala cara.

Y tú, levantas la mirada. Por encima de tus labios rojos.
Con la seguridad de la que lleva razón.
- Los malos, son tus ojos.

Tomas aire. Sonríes. Y piensas que,
nunca un imposible fue tan posible.

2 comentarios:

  1. Hola La Sílvia,
    Me gustaría conceder una mención a tu blog porque me encanta lo original que eres.
    Puedes recogerla en este enlace:

    http://enrededandoconlasletras.blogspot.com.es/2015/01/one-lovely-blog-award.html

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Mil gracias guapa! Es un verdadero honor.
      ¡Un abrazo!

      Eliminar