martes, 11 de marzo de 2014

Mensaje 40

Yo siempre creí en el amor.
Si.
Siempre fui un poco rara. Y también un poco romántica.
Luego me golpearon. Perdí algunas batallas. Y mi corazón se oscureció un poco.
Tras el vigésimo golpe, sólo poseía algo muy parecido a un pequeño trozo de carbón.
Ya no podía empeorar más.
Con el tiempo, me acostumbré a ello y ni se me pasaba por la cabeza remediarlo.
Hasta que un día, llegó alguien que, ante mi asombro, decía ver un diamante dónde yo sólo veía carbón.
Volví al principio.
Aun así, quién te diga que empiezas de cero, miente.

Las heridas sanan. Pero aquellas que fueron profundas, dejan cicatrices que las recordarán. Te quitaran el sueño. Para siempre.
Hubo un tiempo en el que yo no entendía porque los adultos se decían frases como: que descanses. Para mí era impensable dormir mal.
No me dolía nada. No tenía preocupaciones. Ni tensiones. Ni presiones.
Yo era pura inocencia.
Ahora, cuento con los dedos de una mano, las noches que consigo dormir profundamente.

Tampoco se me pasaba por la cabeza, que hubiera algo más poderoso que el amor. Para mí era algo, que estaba por encima de todo lo demás.
Sin embargo, hoy en día siempre hay alguien, que te cuenta historias macabras sobre gente que dice separarse porque
sus incompatibles trabajos sólo les dejan una hora al día para verse.
sus problemas económicos les han llevado a una discusión diaria.
no se ponen de acuerdo con el tipo de educación que quieren dar a sus hijos.
y porque, según ellos mismos dicen creer, "con el amor no es suficiente".

Perdonadme. Si, pero no.
En el punto en el que estoy ahora, miro hacia atrás y echo de menos mi inocencia. Con esa nostalgia de saber, que es algo que se fue para nunca volver.
Para mí ya se hizo tarde.
No puedo retroceder. Ni eliminar de mi vida, toda la gente necia que me transformó. Que me robó.
Pero si puedo aprender a identificar a quién dejo entrar. Reconocer quién se alimenta de la inocencia.
Y no alejarla. Sino alejarme.

21 comentarios:

  1. Ha sido tan tristemente cierto que me he sentido mal al leerlo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lamento leer eso...
      Pero aunque sea verdad, no significa que nos tengamos que dejar llevar por la tristeza. Sino que, tiene que ser motivo para fortalecernos y darnos cuenta, que aquello que en su día fue malo, nos dio unos nuevos ojos con los que mirar y dejó paso a una nueva realidad.
      ¡Un fuerte abrazo! y ¡bienvenida!
      Espero que esa mala sensación desaparezca lo más rápido posible...

      Eliminar
    2. ¡No mujer! Tampoco es algo que me haya amargado la existencia, simplemente que recordé cosas que me gusta olvidar, y me sentí algo decepcionada al pensar que no solo los problemas vienen del amor, sino también de amistades.
      Siento mucho haberte "preocupado" por eso, tranquila, se me pasó muy rápido :) Gracias por la bienvenida.

      Eliminar
    3. ¡Gema! Me quedo más tranquila pensando que fue algo momentáneo y que se antepuso tu fuerza frente a esos malos recuerdos.
      ¡Un abrazo fuerte!

      Eliminar
  2. Quiero decirte que por encima de todas esas pesadillas,esta en ti mirar hacia adelante,no mirar atras,nada pasa asi como asi,todos en la vida tenemos que cumplir un propodito,y ya tu lo lograste,sientete muy orgullosa de ti misma,superaste la prueba,DIOS TE AMA,,

    ResponderEliminar
  3. Superaste la prueba,debes estar orgullosa de ti misma,sigue adelante eres fuerte y valerosa,DIOS TE AMA♡♡tu recompensa esta en camino

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por supuesto que, cada obstáculo que vencemos nos hace más fuertes...
      Si. Debemos mirar hacia adelante.
      ¡Muchísimas gracias por tu comentario, tu fuerza, y por dedicar tu tiempo en leerme!
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  4. Creo que no eres tan rara, y que sí que has llorado por ello. Buen relato. Crudo. Lacerante como esas heridas que te deja el desamor

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desgraciadamente, el desamor es algo que a todas y todos nos ha sucedido en alguna ocasión. Doloroso. Y a veces no nos damos cuenta en el mismo instante de la magnitud de esas heridas, pero con el tiempo ves que te han transformado. Aunque no sepas muy bien en qué.
      ¡Muchísimas gracias por tu aportación, David!
      Un fuerte abrazo, y ¡bienvenido!

      Eliminar
    2. Busca el silencio del sencillo en mi blog elrefugiodemisletras.blogspot.com.es

      Eliminar
  5. Hola.
    Al final yo siento que todo lo malo en la vida sorve ara fortalecerse pero sobretodo para RENACER. Un abrazo Silvia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por supuesto, Francine. Me gusta tu visión...y la comparto. O por lo menos, ¡eso intento!
      Muchísimas gracias por comentar.
      ¡Bienvenida, bonita!
      ¡Un fuerte abrazo!

      Eliminar
  6. La inocencia no se pierde del todo. Sí, a veces te han saqueado, y te das cuenta de que es un niñ@ perdid@, y quieres abrazarl@... Esto puede hablar de nuestra necesidad y de la continuidad de la inocencia, aunque hayamos aprendido a identificar a quien saquea. Me gusta cómo escribes, +La Silvia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias, Esther! Por esa mirada esperanzadora sobre nuestra inocencia. Quizás sólo se escondió muy bien, pero no desapareció por completo.
      Muchas gracias por tu comentario, bonita.
      ¡Un fuerte abrazo!

      Eliminar
  7. La verdad andaba leyendo los blog's y algunos eran cerrados al instante... pero cuando lei tu escritura logre conectarme enseguida.
    Es realmente triste el ver como esa inocencia y tranquilidad de la infancia se va llendo para ya no volver el ver que esas noches de tranquilidad y sueño profundo se van perdiendo con los años. El tener el deseo de volver al pasado para remediar las cosas y no haber conocido a la o las personas que te hicieron cambiar. Pero la vida es asi y cada cosa que pasa nos enseña a enfrentar mejor lo que viene, la vida es como una escalera que cada vez va enaltando mas y mas. En fin, bonitas palabras... difundiré tu blog =)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchísimas gracias por tan bonitas palabras!
      Veo que he logrado hacerte llegar el mensaje....
      Si, la verdad es que la vida es como una escalera. Casi me atrevería a añadirle el adjetivo "mecánica", que sube y sube, y no te permite volver hacia atrás...
      Un abrazo fuerte, y una vez más, ¡gracias!

      Eliminar
  8. Estoy muy de acuerdo con alguien más arriba. Siempre seremos inocencia pura, mas o menos enterrada, siempre hay situaciones que nos dejan de una pieza, paralizados. Una canción, algunas palabras, esa persona... Creo que la inocencia siempre esta ahi en el poder que tenemos de sorprendernos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo. Y aunque con el tiempo, se hace más difícil sorprendernos, la semilla sigue ahí. Y de nosotros depende regarla para conservarla...
      ¡Muchas gracias por tu comentario!
      ¡Un fuerte abrazo!

      Eliminar
  9. Hacía casi un año que no me paraba a leer un blog ^^ escribes muy bien, no recargas el texto demasiado (como otros, que cuando los lees, con tantos cultismos que no saben dónde encajarlos, al final no los leo, me cansan..) y transmites personalidad, ánimo y suerte!:3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias por el ánimo! Siempre viene bien...
      Encantada que hayas encontrado un ratito para pasarte por el blog. ¡Me alegra mucho que te haya gustado!
      ¡Un abrazo!

      Eliminar