viernes, 14 de febrero de 2014

Mensaje 36

¿Qué hacer cuando una mañana cualquiera, te despiertas y al mirarte al espejo ves que la persona que eres, se aleja demasiado de la persona que siempre pensaste que serías?

Te das cuenta que aunque en los anuncios quieran venderte lo contrario, varias capas de maquillaje no cambian nada.
Ni toda la ropa que prometió hacerte sentir mejor al usarla, podrá hacer desaparecer esa sensación de desorientación que sientes.
Intentas desayunar algo, así igual olvidas ese malestar.
Pero compruebas que el vacío que sientes en algún lugar de tu interior, no puede llenarse con comida.
Piensas en leer el diario. Quizás viendo que hay gente peor que tú, puedas consolarte y seguir con tu insulsa rutina sin tanto remordimiento por no hacer nada para cambiarla.
Y casi lo consigues. Casi puedes sentir ese aturdimiento que te impide escuchar la alarma que suena incesante en tu cabeza.
Estás convencida que lograr apagarla está fuera de tu alcance. Que lo máximo que puedes hacer por ti misma, es disimular su molesto ruido.
Así que, eso haces. Creas otros ruidos.

Y vives así.
Entre tantos tipos de ruidos, que no te permites identificarlos.
En ese irónico espejismo de tranquilidad.
Pensando erróneamente, que no te queda otra.

6 comentarios:

  1. Me encantan tus reflexiones.,, Los llamaria torpiezos de chocolate, porque mientras lees vas encontrando sabor en cada reflexion, o ;chispitas de chocolate" que es casi lo mismo, los lees, los pruebas, los saboreas, , te dejan un agradable sabor en la boca y cada vez que los vuelves a leer les encuentras algo fresco

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Toda comparación con el chocolate son palabras mayores...
      Agradezco mucho tu comentario.
      ¡Me ha encantado!

      Eliminar
  2. Estoy de acuerdo con el comentario anterior, no como mucho chocolate pero el coco me lo como parecido a ti, lo único es que yo no lo expreso tan bien como tú. felicidades, seguiré pasando por esta bonita casa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchísimas gracias, Rosa Maria!
      Me ha hecho mucha ilusión tu comentario. Ya lo sabes, ¡ésta también es tu casa!

      Eliminar
  3. Me gusta tu blog y me encanta este tipo de escritos. Excelente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Me alegro mucho, Jessica!
      Muchísimas gracias por tu tiempo y tu comentario.
      ¡Bienvenida a este rinconcito!
      Un fuerte abrazo, bonita.

      Eliminar