sábado, 25 de enero de 2014

Mensaje 30

Yo creo que la famosa frase "las personas no cambian", es verdad.
Pero no por las razones que la mayoría de gente cree.

Yo creo que la vida es constante cambio. Que nosotras somos constante cambio. Pero que esos cambios, los llevamos ya dentro desde siempre; en una especie de ADN emocional, que desarrollamos en el útero, junto con todo lo demás.

Recuerdo que cuando era pequeña, era la misma persona que ahora, pero era muy diferente.
Mi carácter. Mis aficiones. Mis sueños. Eran diferentes.
Sin embargo hay una cosa. Insignificante a simple vista, que si recuerdo igual.

Recuerdo ir mucho a la montaña. Me encantaba. Me sentía libre.
Cuando llegaba el fin de semana, me calzaba mis botas y tiraba de las mangas de mi padre y de mi madre, hasta que me hacían caso.
Y recuerdo, la frase. La frase que siempre me decían cuando íbamos por una ruta.
Hija, siempre vas a escoger el camino más difícil.
Y yo no era consciente que era el más difícil, hasta que me lo decían.
Pero siempre era así.

Hoy ya nadie me dice que camino estoy escogiendo.
Pero si puedo echar la vista atrás, y reconocer que eso fue una constante en mi vida.
Aunque en su momento no me diera cuenta.
Y no es ninguna queja. No es nada malo.
Perdí muchas cosas de mi infancia. O se transformaron. No lo sé.
Y adquirí rasgos que entonces parecía no tener.
Pero escoger caminos difíciles me ha hecho ser la persona que soy hoy.

Una persona totalmente diferente de aquella niña de 6 años.
Y profundamente igual.

No hay comentarios:

Publicar un comentario