lunes, 20 de enero de 2014

Mensaje 28

Es como aprender a montar en bicicleta.
Tienen que agarrarte un tiempo, y tú sólo debes preocuparte de pedalear.
Te sientes segura. Como si fueras capaz de llegar al fin del mundo .

Más tarde, llega el momento en que deben soltarte.
Hay veces que te avisan.
Y, hay veces, que eso ocurre sin más.

Entonces, pierdes el equilibrio.
Te tambaleas. Sólo por unos segundos.
Esos segundos son suficientes para borrar la sensación que tuviste segundos atrás.
De repente, crees que caerás. Que nunca podrás hacerlo.

Pero lo único que debes hacer es no soltarte. Seguir pedaleando.
Te darás cuenta, que puedes ir hacia adelante. Que puedes lanzarte. Y conseguirlo.
Que sin rueditas y sin que te agarren, puedes ir mucho más rápido. Mucho más allá.

Y si esperas unos segundos, aquella sensación que tuviste volverá.
La sensación de sentir que puedes comerte el mundo.

Y no sólo volverá. Sino que se convertirá en realidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario