sábado, 11 de enero de 2014

Mensaje 23

Esta mañana, me he levantado pensando en qué voy a ponerme para la cena de esta noche.
Si. Quiero dar una imagen de chica con éxito que tanto gusta hoy en día.

El plan ha sido urdido cuidadosamente.
Me compraré un vestido nuevo, aunque tenga que cenar sopa de sobre aguada durante las dos próximas semanas.
Usaré esos tacones del fondo de mi armario, que me estilizan mucho la pierna y la figura. Aunque, eso si, me impidan andar al cabo de media hora y pasada otra media, me cueste un poco tenerme en pie.
Contaré lo mucho que trabajo y lo útil que soy allí, aunque en mi botiquín haya siempre una caja de ansiolíticos, porque pocas veces le encuentre sentido a mi vida.
Hablaré de mis planes vacacionales, y aunque pareciera mil veces más interesante visitar un país como India, decir Riviera Maya siempre suena mejor.
Beberemos. Para mí, un Gin-Tonic en copa de balón, que aunque me sepa a rayos, con él en la mano nunca quedas mal.
Y ya entrada la noche, nos retocaremos, nos tomaremos una foto y alguien la subirá a las redes sociales.
Fabulosas. Que todo el mundo vea lo "triunfadoras" que somos.

Entonces llegaré a casa y lamentaré no haber hecho aquello que realmente me apetecía.
Abrir una botella de vino de 1,95eur que compré en el súper de esta calle.
Ponerme ese pijama que hace años debí tirar a la basura.
Sentarme en el sofá con mi pareja. Poner una peli. Y dormirnos a la mitad.
Habría sido feliz. Aunque de eso, no habría podido colgar ninguna foto.

Vivimos la vida para explicarla, en lugar de vivirla para sentirla.

2 comentarios:

  1. Ah, Silvia, las apariencias nos hacen vestirnos de infelicidad. Vivimos en este mundo en que hemos de parecer maniquíes de un catalogo de cosmética, maniquíes de un escaparate, porque, por desgracia, estamos igual de expuestos como esos seres de plástico o de yeso. Me ha gustado tu perfilada sátira social. Un abrazo, y gracias por pasarte por mi pirámide.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Toda la razón, Ovidio. Dejamos de lado la autenticidad a costa de las apariencias. Para no sentirnos excluid@s de ese flujo social que nos lleva por dónde quiere.
      Muchísimas gracias por tu lectura, una vez más.
      ¡Y es un placer visitarte!
      ¡Un abrazo!

      Eliminar