viernes, 22 de noviembre de 2013

Mensaje 2

Estoy al borde de caer en la locura, o puede que de arrojarme a ella voluntariamente.
No puedo distinguir la realidad, de la vida que he creado en mi mente; y me cuesta horrores recordar los detalles del día anterior.
Aunque no lo sepas identificar al momento, la locura no sucede al azar. Siempre hay un motivo, o varios, como en mi caso.
Hay un día, en el que todo empieza. Tu no te das cuenta, pero la semilla de la locura se mete bajo tu piel y va creciendo. Se alimenta de tus reveses en la vida. De tus emociones escondidas. De tus acciones reprimidas. De tu soledad.
Sin darte cuenta, un día se ha convertido en una preciosa planta en la que te has enredado, de la que ni siquiera tratarás de salir.
Hipnotizada por sus flores de colores, te sientes como en casa; como si hubieras llegado a puerto.
Cuando en realidad, la sirena que indica el zarpado está a punto de sonar.

2 comentarios:

  1. ¿Me creerías si dijera que te entiendo?

    Un placer. Seguiré por aquí...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te creería... aun sin decírmelo...
      El placer es mío, ¡bonita!

      Eliminar