jueves, 21 de noviembre de 2013

Mensaje 1

Inventar canciones que solo yo entienda.
Sentir el secreto de la madrugada.
Guarecerme bajo las estrellas fugaces.
Y esconderme en los sueños perdidos.
Existe un lugar para cada cosa.
Y una cosa para cada lugar.
Puede que nunca descubramos el orden perfecto,
o que en exceso, perdamos la espontaneidad.
Puede que existan razones,
o que en vano, los deseos fluyan sin lienzo real.
¿La perfección existe?
Si. Únicamente en el interior de quién la desea.

No hay comentarios:

Publicar un comentario