martes, 3 de diciembre de 2013

Mensaje 9

Cuando eres pequeña, vives en un mundo de verdades. Todo es fácil, todo es inocente...todo es como debe ser.
Luego vas creciendo y el mundo te deja ver su enfermedad. A base de ir repitiéndotelo y escuchando su eco, acabas contagiado y todo lo que hasta entonces habías creído que la vida era, se desvanece.
Nos dicen que no existen los cuentos de hadas, Papá Noel, los elfos, los Reyes Magos, el ratoncito Pérez, los tesoros enterrados, la vida en la casa del árbol, los monstruos y sus vidas subterráneas bajo la cama, las escobas de bruja, y la magia.
De repente, el mundo se oscurece para contarnos que quién no cosecha fama o riqueza siempre será una fracasada, que el valor del dinero es mayor que el de la felicidad, que lo más importante es lo que haces no lo que eres, que lo que imaginas no puede ser real y que no todo es posible.

Nos hacen creer que una caja es sólo una caja. Y lo peor de todo, es que nos lo creemos.

2 comentarios:

  1. Si hay muchas cosas que nos hacen creer y caemos tan fácilmente en creer las mentiras, creemos que los buenos son malos y que los malos son buenos.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Desde luego!
      Es el mundo al revés...
      Un abrazo.

      Eliminar